26.5.08

Santi Santamaría y su tormenta

No es bueno para la cocina española este enfrentamiento algo absurdo, no tanto de fondo como de formas. Ningún cocinero, estoy seguro, aprueba el uso de productos químicos indiscriminados en la cocina, y todos apoyan sin fisuras la cocina mediterránea.
Todos.
Luego ciertos comentarios sobran, por las formas.
El número de productos químicos que día a día consumimos todos en la actualidad, es abusivo. Y en muchos casos, sin saberlo ni el tipo ni la cantidad.
Por mucha química que lleve un plato de la nueva cocina, es a lo largo de la vida de un consumidor, un ligero soplo comparado con lo que tomamos entre la carne, la bollería, los productos enlatados, las sopas preparadas, etc, etc.
No se salva ningún producto industrial. Y de esos tomamos todos, muchos todos los días.
Y efectivamente, todos deberíamos exigir cuando menos, el saber qué es lo que comemos. De nada sirven unos números en una lista de ingredientes errónea, porque no sabemos la cantidad ni el tipo exacto. Sabemos que hay un control sanitario, pero basándose en criterios de consumo produnte y posiblemente sin valorar lo que resulta de la suma de día a día y de producto más producto.
Creo que la cocina española ha sufrido un golpe que otras cocinas importantes han sabido recoger y devolver con fuerza, y es una lástima que un error se haga pasar como un grito a favor de la libertad de opinión, que sin duda todos tenemos. La imprudencia es un error que se debe evitar.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...