25.8.16

Museo del Jamón. Restaurante de Madrid, muy económico


Hablar de los restaurantes Museo del Jamón de Madrid es hacerlo de un gran conocido de los madrileños, de los turistas españoles que vamos a Madrid y también de muchos extranjeros que acuden desde sus excursiones en autobús a saborear sus platos de menú o de carta por ser típicos y sobre todo por tener una amplia carta de embutidos. Sus varios locales repartidos por todo el centro de Madrid, con unos precios insuperables y con varios comedores en casi todos ellos, los han convertido casi en una máquina de dar comidas de calidad media pero a precios muy competitivos. Nadie en el centro de Madrid llega a estos precios y calidades. Estamos hablando de un menú con IVA y bebida entre 8,50 y 9,50 según sea día laborable o festivo. Precios de 2016.


Inaugurado el primero en el año 1978, hoy además de restaurantes, son tiendas de charcutería, bar y cafetería, y ofreciendo todo el servicio a unos precios realmente muy correctos. En las tiendas de charcutería puedes encontrar desde el mejor jamón de Jabugo a unos excelentes chorizos ibéricos o embutido del más conocido en España. Delicias también para mucho turista de fuera de España que se llevan embutidos envasados al vacío a sus ciudades. Además de los menús tienen una amplia carta, donde sin duda recomiendo las paellas y las alcachofas con jamón, una pequeña delicia muy redonda. 

Puede parecer que estoy haciendo propaganda de un lugar que paga por hacerla, pero puedo asegurar que este blog es libre, nadie paga ni invita —lo cual sería un detalle que esto cambiara un poco— y son opiniones propias y de nuestra experiencia.


Del menú es típico todos los días el melón con jamón, la paella y el gazpacho con tropezones que sirven aparte. Las sopas de ajo o las sopas castellanas pueden parecer un plato de pobre, un plato muy antiguo, pero puedo asegurar que es un plato que recuerda a las cocinas de nuestras madres. El cocido madrileño el día que lo hay (creo que algunos jueves) es una suerte muy barata para probar un plato que en otros locales vale el triple. Algunos escabechados, el pollo asado, pescados a la andaluza fritos, las terneras y el cordero guisado, etc. No son carnes de primera, pero son sabores de primera. De postre tiene reconocida recomendación el pudin.

El gran secreto del Museo del Jamón es el sabor de la paella. La puedes probar cualquier día, en cualquiera de sus varios locales, en invierno o verano. Siempre sabe igual. Clavada. La paella es complicada de repetir exactamente en sabor y textura. Pues en el Museo del Jamón si te gusta “su” paella, no te preocupes, siempre es idéntica. Y personalmente me gusta mucho.


Por precio el Museo del Jamón podría competir por el mejor, pero la suma de todos los factores, al tener un precio tan bajo, hace que su puntuación según nuestros criterios sea baja. Le entregamos al menú una media de 18 puntos de un máximo de 36. Pero es un lugar muy recomendable para los visitantes de Madrid o para los madrileños que están por el centro y tienen ganas de seguir por allí, sin subir hasta su vivienda. Mi recomendación es que analizaran un poco su carta de menú, actualizaran algunas presentaciónes aun tocando algo el precio, y siguieran compitiendo con mucho trabajo en su servicio tan atento.

No hay comentarios: