23.3.17

Tataki de atún hecho en tu casa

Esta tapa muy japonesa pero también vasca y española es uno de esos bocados que de tan simples parece imposible no atreverse a realizarlos con éxito en casa. Un tataki de atún donde el éxito radica en la materia prima, un buen salmón y unos cortes bien hechos.

Maceramos el trozo de lomo de atún como una hora en una salsa de soja con gengibre molido y alguna hierba a tu gusto. Lo sacamos y seco de líquido lo pasamos por una sartén con unas gotas de aceite, pero solo unos segundos por cada lado. El interior debe quedar casi crudo.

En un pequeño bol ponemos un poco de arroz cocido, encima unos filetes del tataki de atún, una salsa tipo mayonesa pero con algo de acidez, bien con lima o con unas gotas de vinagre de Jerez, o de soja o de picante. La salsa que sea generosa pues debe caer luego sobre el arroz. Un golpe de cebollino o perejil y unos granitos de sésamo tostado. Delicioso, entre templado y a temperatura ambiente.

19.3.17

Patatas fritas murcianicas Pijo, qué ricas

Hay marcas locales, que no salen mucho de sus zonas geográficas, pero de gran calidad y sobre todo un gran consumo dentro de sus zonas de influencia. Las bolsas de patatas fritas “El pijo” son para Murcia un lujo local maravilloso.


Patatas fritas al estilo murcianico, en sartén, con sal y sabor leve a limón y pimienta. Y es verdad, ese toque final de limón ligeramente picante les confiere una originalidad especial. Aunque no lleven en su composición ni limón ni pimienta, como estoy seguro sería antaño, cuando empezaron a venderse en Murcia. Pero todo se industrializa. Sin duda son curiosas, parecen auténticas y manuales, y muy originales.

17.3.17

Escuela de hostelería TOPI de Zaragoza

Las escuelas de hostelería en España tienen un gran nivel, empujados por un oficio que sin duda en nuestro país está demostrando su enorme calidad y su importancia ante el turismo de todo tipo para mover economías de todos los territorios que saben aprovechar el tirón de una buena mesa y un gran servicio.


Un dejo un postre de un menú cerrado en la Escuela de Hostelería TOPI de Zaragoza. Una escuela de la Fundación Picarral, que ofrece ciclos diversos entre ellos el de hostelería y con gran prestigio, de forma gratuita para los alumnos, donde además de enseñarles les intentan buscar salidas profesionales. Escuela que además hace prácticas de intercambio con alumnos de diversos países europeos, y así los alumnos zaragozanos pueden conocer en los países de origen otras formas de trabajar la gastronomía, de practicar y de aprender con otros productos.

24.2.17

TOPI y sus patatas confitadas en relieve

Unas simples patatas pueden alegrar una comida. Unas mini patatas confitadas, con trufa, boniato, chufas, setas, frutos rojos y caldo de setas como base es una presentación que suena bien y logra un conjunto de sabores fabuloso. 

Una delicada presentación y un curioso complemento. Entre las flores, unas chufas que contrastan perfectamente por su dureza, con la textura suave de las patatas pequeñas y confitadas. Lo de menos es la trufa.

Confitar es cocer en aceite a baja temperatura. No es freír, ni es cocer en agua. Se logra una textura diferente, suave y con algo más de sabor. 
 
Este plato es del menú degustación de la Escuela de Hostelería TOPI de Zaragoza. Un alarde de colores, sabores, texturas, donde lo de menos es comar, sino oler y mirar. Los çacidos frutos rojos encajan de maravilla y a la hora de servir te ponen una especie de gelatina que no sé nombrar y que se va deshaciendo al añadir el caldo de setas caliente.

19.2.17

Pizzas verticales con jamón de Teruel

Como entrante de una comida en una escuela de hostelería de Zaragoza, el TOPI, nos ofrecieron dos presentaciones de lo más habituales y normales, pero que en un caso sin duda, rompía con todo lo que uno puede esperar de unas simples pizzas.

Por una parte el clásico jamón de Teruel con pan tostado y tomate natural, acompañado de un ajo por si decides atreverte con su frotamiento. Perfecto, como es lógico en un buen tomate de Barbastro y un excelente jamón de Teruel.

Pero por otra parte nos ofrecieron unas pizzas verticales, esos palotes de pan que vemos en la imagen, junto a otros dos tipos de pan de semillas muy distintos, acompañados de unos vasitos de orégano, tomate tipo pizzas y queso. El ejercicio es sencillo. Se moja el palote en el vasito del tomate y luego se pasa al orégano para terminar en el queso. O a gusto del comensal, pues con diferentes tipos de pan y de tomate, más que jamón, las posibilidades son suficientes para entretenerte con los aperitivos.

18.2.17

Repostería árabe que entra por los ojos

No es sencillo crear unos pastelitos, una repostería con mejor cara, con una presencia más elegante, y que además tengan siglos de existencia su receta. Miel, harina, almendras, buen gusto, tradicciçon en esta repostería árabe, marroquí o libanesa, que entra por los ojos, antes de entrar por la boca. Cada vez además, más presente y vendida en todas las ciudades de España.